Acerca del Núcleo

El objeto central del Núcleo Milenio es estudiar los desafíos a la representación en Chile en perspectiva comparada. Para abordar este tema, el Núcleo se organiza en torno a cuatro líneas de investigación que se detallan más abajo.

Diseño institucional

En el contexto de esta línea de investigación se examinan las principales características del diseño institucional chileno. Varias investigaciones han demostrado que los arreglos constitucionales, el sistema electoral y el excesivo centralismo dificultan la capacidad de fortalecer la representación por parte de los partidos políticos, el poder ejecutivo y legislativo. Parece necesario, por tanto, adoptar reformas institucionales que mejoren el vínculo entre ciudadanía y aquellos agentes que ejercen funciones de representación política. Sin embargo, el diseño institucional debe ser entendido como una variable necesaria pero no suficiente para comprender la creciente presión sobre el sistema de representación.

Politización de la desigualdad

Esta línea de investigación estudia los efectos de la politización de la desigualdad sobre la representación. Luego de un largo periodo de desmovilización y atomización social, Chile ha experimentado un ciclo de protesta social, signado por el surgimiento de nuevos actores colectivos. Más allá de la especificidad de la agenda que se pretende impulsar, estos nuevos actores colectivos tienen un hilo conductor común: todos ellos buscan politizar la desigualdad. El problema en el caso chileno es que la institucionalidad está diseñada para mantener el statu quo y no para canalizar institucionalmente los procesos de transformación que pretenden alterarlo significativamente. Esto lleva a que estos nuevos actores colectivos, a la hora de politizar la desigualdad, busquen mecanismos extra institucionales para promover sus agendas, como las movilizaciones sociales.

Ciudadanos críticos y clase media emergente

Esta línea de investigación se centra en dos temas interrelacionados. Por un lado, el surgimiento de ciudadanos críticos en el decir de Pippa Norris: ciudadanos que poseen y expresan valores democráticos, que tienen una alta valoración de la democracia como forma de gobierno, pero que al mismo tiempo consideran que el modo cómo funciona la democracia es deficiente. Por otro lado, la irrupción de una clase media emergente debido a procesos de modernización económica y cultural y al establecimiento de nuevas políticas públicas, que en ocasiones demanda y presiona por el establecimiento de una mejor democracia.

Experiencias comparadas

En esta línea nos abocamos al estudio de las experiencias comparadas. En términos simples, la idea es investigar cómo otros países han enfrentado situaciones similares a la chilena y cuál ha sido el impacto que distintos tipos de reformas han tenido sobre la capacidad del sistema político para mejorar (o no) su habilidad para cultivar, mantener y potenciar el vínculo entre la ciudadanía y el Estado. De particular importancia es examinar cómo las mismas acciones de los partidos políticos y de organismos estatales han ayudado a superar o profundizar los problemas de representatividad. Al mismo tiempo, interesa revisar cómo transformaciones externas al sistema político (por ejemplo, crisis económicas, cambios socioculturales y/ o demográficos) restringen o no la capacidad de adaptación de las instituciones representativas.